¿Qué había antes donde está el Monumento a la Bandera?



El 20 de junio de 1957 la emoción y la alegría preponderaban por Avenida Belgrano y Córdoba. Hacía 14 años se había comenzado la construcción del Monumento a la Bandera, que ese día se inauguraba tras tanta espera. La obra que había comenzado en 1943 tuvo un buen ritmo en los primeros dos años, pero aparecieron severos problemas (económicos) en relación a la provisión de materiales y este hecho produjo que los plazos de finalización tengan que extenderse.

El Monumento a la Bandera, sin dudas el lugar que más caracteriza a Rosario. Ese mismo lugar, donde el 27 de febrero de 1812 Manuel Belgrano enarboló por primera vez la enseña albiceleste. Pero, ¿qué había antes donde hoy está el Monumento?

En ese mismo lugar había una plaza. Una plaza donde muchas personas diariamente caminaban y disfrutaban del día. Y donde en ocasiones también se realizaban eventos y reuniones sociales.

En primera instancia fue llamada Plaza Brown, en honor a Guillermo Brown (1777-1857), el primer almirante irlandés naturalizado argentino y considerado padre de la armada de nuestro país.

Esta plaza nace en 1872 cuando una fábrica de gas, que estaba ubicada en la zona del actual Monumento a la Bandera, cedió sus terrenos, por lo que el municipio anunció a la ciudadanía que ese lugar sería ocupado por una nueva plaza pública.

Tal noticia fue gratamente recibida por los vecinos y vecinas ya que desde 1855 Rosario no contaba con otra plaza pública más que la Plaza 25 de Mayo.

Hasta que el 9 de julio de 1898, la plaza cambió de nombre. Desde ese día comenzó a llamarse Plaza Belgrano, ya que el ingeniero Grondona ratificó que en ese lugar fue donde Belgrano enarboló por primera vez nuestra enseña patria, basándose en documentos y cartas de décadas anteriores.

Esto también fue el puntapié inicial para la creación del monumento que recordara este hecho, ya que en este cambio de nombre fue acompañado de la colocación de la piedra fundamental de su construcción, que llegaría unos cuantos años después.

La Plaza Belgrano existió hasta 1943, cuando empezaron las obras del monumento.

¿Por qué se tardó 45 años en empezar la construcción del monumento? En primer lugar, por varios motivos sociopolíticos que acontecieron desde la colocación de la piedra fundamental en 1898 hasta 1923, cuando se conformó una comisión para erigir el monumento, y se elaboró un concurso internacional abierto para elegir quien lo realizaría. Aunque no fue tan abierto ya que sus organizadores eligieron a los que participarían, por lo que las críticas no tardaron en llegar y tras reclamos el concurso se declaró nulo y todo volvió a las instancias iniciales. Hasta que en 1939 el reconocido arquitecto Ángel Guido ganó un nuevo concurso para construir el monumento.

Dato de color: En 1909 la Comisión del Centenario de la Independencia contrató a la escultora Lola Mora para la realización de un monumento dedicado a la bandera en Rosario. La realización del mismo tenía como fecha límite el año 1911. El proyecto presentado por concurso consistía en un conjunto de 18 metros de altura. En el sector bajo se desplegaban escenas históricas: la bendición de la Bandera, escenas de combate y la aclamación de la Bandera por el pueblo y el ejército.

En la parte intermedia aparecía una figura femenina rompiendo las cadenas. En la parte superior se personificaba a una mujer con alas desplegadas que representaba al «Espíritu de la Patria”, portando en sus manos la Bandera Nacional. Pero para en los momentos culmines de su realización las obras se comenzaron a retrasar por informalidades (incumplimientos en los pagos) del contrato. Inclusive se llegó a acusar a Lola Mora de no cumplir con el contrato. Cuestiones alevosamente machistas y opresoras.

Hasta que en 1925 se rescindió el contrato. De todas formas, Lola Mora ya había iniciado el trabajo de las esculturas que irían en su proyecto del monumento. Las mismas fueron en primer lugar colocadas y distribuidas en la Plaza Belgrano, hasta que esta dejó de existir y fueron trasladadas al Parque Independencia y tiempo después detrás de uno de los galpones del Patio de la Madera. Hasta que se creó el Pasaje Juramento en 1997 y allí volvieron a ponerse las esculturas (donde nunca debieron haberse sacado) que actualmente perduran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *