A 35 años del desborde del Arroyo Ludueña, que produjo la peor catástrofe natural que padeció Rosario


Un día como hoy Rosario vivió una de sus jornadas más tristes de su historia. Una fuerte tormenta que cayó sobre la ciudad entre el 23 y el 26 de abril de 1986 produjo que el arroyo Ludueña que atraviesa zona norte deje a Empalme Graneros, sumado a varios barrios más, bajo el agua. Los barrios estuvieron sumergidos en agua durante 3 días, dejando un saldo de 20.000 casas y 80.000 vecinos afectados, sumado a un número incierto de fallecidos.

En algunos sectores, el agua llegó a alcanzar los dos metros de altura, tapando casas y negocios. Hubo vecinos de Empalme Graneros que permanecieron en los techos y muchos otros que debieron ser evacuados, dejando atrás todo lo que tenían y una vida de esfuerzo. Las calles por donde solían transitar se transformaron en un “río” de dolor y desolación, tras ser víctimas del agua y de la falta de políticas de prevención.

A una semana de lo ocurrido, la desazón, la angustia y la bronca se transformaron en lucha y así nació Nunca Más Inundaciones (NU.MA.IN), una agrupación creada por los vecinos que se unieron para pelear y hacer que se concrete tiempo después la presa del Ludueña. Años más tarde se disolvió, pero quedó un grupo de voluntarios que se juntan ante cada amenaza de crecida.

Lamentablemente, esto no fue la primera vez que sucedió, aunque sí la que dejó mayores consecuencias. Empalme Graneros padeció 17 inundaciones a lo largo de su historia, siendo la primera en 1898 y la más grave en 1986. Esta última trágica inundación hizo reaccionar a las autoridades y por la presión de los vecinos y vecinas, concluyeron con el entubamiento del arroyo, solucionando un problema de larga data y mejorando la vida de gran parte de los habitantes de este barrio y sus aledaños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *