A 52 años del primer Rosariazo: protesta y lucha contra la dictadura de Onganía



Recuerdos que siguen viviendo en las calles de la ciudad. El Rosariazo fue una serie de protestas en 1969 (mayo y septiembre) contra la dictadura de Juan Carlos Onganía.

Eran momentos de tensión los que se vivían en gran parte del país por aquella época. El jueves 15 de mayo de 1969, en Corrientes, la policía reprimió una marcha estudiantil que se manifestaba por el aumento del 500 % en el menú del comedor universitario. Las balas de los uniformados se cobrarían la vida del estudiante Juan José Cabral.

Tras el terrible suceso, se desataron asambleas y protestas en casi todas las universidades públicas del país. En Rosario, el viernes 16 de mayo los estudiantes de todas las facultades concluyeron en el comedor universitario, ubicado en Corrientes al 700, y después de la asamblea marcharon por las calles de la ciudad.

Al día siguiente, cientos de estudiantes volvieron a reunirse, bajo una intimidante presencia policial. Cuando los jóvenes se movilizaron, se desató una represión desmesurada. Al escuchar tiros, los manifestantes intentaron dispersarse por Corrientes y por Córdoba, pero había más policías esperándolos.

Este día terminaría con una nueva víctima fatal: tras palazos y balas, un joven llamado Adolfo Bello, terminó tendido en el suelo con un disparo en la cabeza. Al correr, el joven había quedado encerrado junto a un grupo de 4 muchachos más y una joven en la Galería Melipal (Córdoba 1369), y luego del forcejeo con la policía cayó herido mortalmente.

El hecho produjo un gran estallido en Rosario: el 21 de mayo más de 4.000 estudiantes volvieron a reunirse y si bien la policía intentó reprimirlos nuevamente, los obreros y los estudiantes armaron barricadas, quemaron autos, trolebuses y los hicieron retroceder.

A pesar de ello, la escalada de violencia persistía y Luis Blanco, un estudiante de 15 años, se convirtió en la segunda víctima mortal que dejó la fuerte represión policial.

Se declaró estado de sitio en la ciudad y finalmente, el Ejército recuperó el control de las calles de Rosario, pero la lucha no desistía. No sólo en Rosario, sino también en distintos puntos del país como Corrientes, Tucumán y Córdoba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *