El Parque de España: su historia



Desde hace casi 30 años que se trata de uno de los lugares que más se destaca en el paisaje rosarino. Epicentro de múltiples eventos culturales y de reuniones sociales, se constituyó como un punto de encuentro para la ciudadanía.

Ahora bien, ¿cómo se llegó a la propuesta de su realización?

Tras la vuelta de la democracia (1983), el primer intendente electo, Horacio Usandizaga, solicitó la creación de la Oficina del Plan Directos, el Plan Estratégico y cambios en la Facultad de Arquitectura.

Estos cambios son señalados como parte de una articulación entre políticos, técnicos y académicos en relación con la temática urbana. Acá nos aproximamos al Parque de España, el cual una vez construido sirvió de disparador para varias intervenciones sobre la costa del río Paraná, generando un cambio en la imagen de la ciudad.

Esto no significa que la preocupación por la falta de espacios verdes comience con el proyecto del Parque de España. Desde hacía varias décadas se pensaba cómo intervenir el espacio. Pero fue recién en la década de 1980 que el contexto facilitó las intenciones. La actividad ferroportuaria, causa que hasta entonces complicaba la posibilidad de intervención, se encontraba en retroceso.

Cabe mencionar que en medio de este debate en torno al rol de la arquitectura en la ciudad, los vínculos con España fueron elementos muy importantes.

En el año 1980, el Estudio H y Quiroga Asociados fueron elegidos en un concurso para desarrollar el proyecto de paisaje, vialidad y el edificio del Parque de España. Por su parte, el conocido urbanista catalán Oriol Bohigas fue el autor del anteproyecto (1979).

Así, el 19 de septiembre de 1985 se firmó el convenio cultural y administrativo, entre el intendente Usandizaga y el cónsul de España en Rosario, Juan José Cano y Abascal, que permitía el comienzo de las obras.

En primer lugar se delimitó el área del futuro parque y la sesión de los terrenos por parte de la Municipalidad. El 8 de marzo de 1986 se firmó el acta de posesión de los terrenos destinados a la construcción del Complejo Cultural Parque de España, cedidos por la Administración General de Puertos a la Municipalidad de Rosario. De esta manera, las obras se iniciaron el 11 de agosto de 1986.

Aunque el proceso de su realización atravesó diversas vicisitudes. Los problemas económicos por el contexto de crisis e inflación de entonces dificultaron el desarrollo de las obras. Debido a esto, los impulsores del proyecto debieron recurrir a España a buscar fondos. Producto de eso, consiguieron que España termine la obra, en el marco del 5to Centenario.

La inauguración se realizó el 28 de noviembre de 1992 y contó con la presencia de la segunda hija de los reyes de España, Doña Cristina.

Vale destacar la importancia de estas obras, que incluyeron también la habilitación del Túnel Arturo Illia (en 1987) y abrieron instituciones culturales. A su vez, las escalinatas conectan los desniveles de la barranca. Además, se distinguen las columnas, que no sostienen “nada”, y hacen referencia al mito de Hércules y como recuerdo de la presencia española en América.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *